Tratamiento homeopático de hemorroides

Si hay un tema del que suele dar un poco de vergüenza comentar en la farmacia es el problema de las hemorroides. Y sin embargo, es muy frecuente y molesta, incluso llegando a ser muy dolorosa y necesitar intervención quirúrgica en complicaciones  graves.

Como bien nos preguntaba un conocido eslogan publicitario, ¿Usted sufre en silencio?, la patología hemorroidal no se comunica convenientemente por parte de los pacientes a la farmacia y es complicado abordarla por ser un tema reservado. Aun así, hay tratamientos homeopáticos, que os expondré a continuación, de gran eficacia y resultados muy interesantes que pueden ayudarnos a controlar las molestias, reducir el dolor e incluso evitar que continúe el problema.

Las causas de los problemas hemorroidales son variadas y muy extendidas en la población. Recuerdo que tenía un profesor de la facultad que decía que los problemas anales se deben, principalmente, a la comodidad de nuestros inodoros. Chascarrillos aparte, el estreñimiento es la causa mayoritaria y principal de que las venas hemorroidales se prolapsen y se salgan de su sitio causando síntomas: puede comenzar con picor o escozor, y si no se trata en el tiempo adecuado, puede llegar a provocar sangrado profuso y un dolor intenso que impide incluso que podamos sentarnos.

Otra causa frecuente es la alimentación (muy relacionada con el estreñimiento): la toma de fibra es importantísima, al igual que la hidratación, para conseguir que las heces tengan un volumen y consistencia adecuada y un contenido elevado en agua para que su paso por las partes finales del intestino sea más fácil. Además, el consumo de ciertos alimentos (muy picantes, laxantes o irritantes), puede provocar una distensión de las venas que produzca un prolapso y la aparición de las hemorroides.

Ante la duda de la aparición de una hemorroide, se pueden seguir unos pasos sencillos para reducir las molestias:

  • Realizar baños de asiento un par de veces al día, con agua tibia o fresca en bañera o bidé. Estos lavados ayudan a refrescar la zona, constriñendo las venas que se han salido.
  • Utilizar toallitas de higiene anal en cada limpieza. Esencial para evitar sangrados muy abundantes y aumentar la irritación de la zona. Pueden venir impregnadas con aloe vera y/o camomilla que ayudan a suavizar, refrescar y reparar. Muy recomendables.
  • Durante el proceso de problemas hemorroidales, consumir un alto contenido en fibra y beber abundante líquido (agua principalmente, pero también pueden tomarse zumos naturales con pulpa). Favorece la evacuación, reblandeciendo las heces y facilitando su expulsión sin problemas.
  • No aguantar la defecación. Aunque pueda resultar dolorosa al inicio, si aguantamos se puede provocar un estreñimiento, empeorando la situación.
  • Se pueden utilizar ciertos tratamientos homeopáticos que favorecen la curación y eliminación del problema, como veremos a continuación.

Ya sabéis que siempre me gusta abordar el problema con pautas de higiene sanitaria en las que, con un poquito de sentido común, podemos empezar a aliviar las molestias. Además, tenemos opciones homeopáticas muy válidas sin que presenten efectos secundarios reseñables ni interacción con medicación para otras patologías, con lo que hace de las mismas, un recurso ideal para pacientes ancianos polimedicados que sufran de hemorroides. Estos son los principales tratamientos:

  • Aesculus hippocastanum: tratamiento básico y de primera elección para el tratamiento de hemorroides, especialmente en los primeros estadíos: prolapsos punzantes, dolorosos y que no suelen sangrar. Extraído del casataño de Indias, su acción se debe a las propiedades antiedema, antiinflamatorias y reductoras de la fragilidad capilar. Se toma 3 veces al día, para mejorar la funcionalidad hemorroidal, en gránulos o en diluciones decimales en gotas disueltas en agua.
  • Hammamelis virginiana: se puede asociar a Aesculus, potenciando mucho el efecto venoprotector de ambos. Además, el efecto de Hammamelis es más interesante para aquellos problemas en los que el sangrado se produzca con facilidad. Suele administrarse preferentemente en gotas a dilución decimal.
  • Avenoc supositorios: estas dos especialidades son muy interesantes para tratar cualquier problema hemorroidal. En su composición contienen entre otros principios activos, Aesculus y Hamamelis, con lo que cubren todo el espectro de hemorroides. En nuestro país, los supositorios son una forma farmacéutica en desuso, pero Avenoc supositorios es una alternativa magnífica para el tratamiento de patología hemorroidal en cualquier edad y estado, embarazo incluído. Al permanecer mayor tiempo en la zona, la acción que ejerce es muy efectiva y calmante.

En cualquier caso, es conveniente también utilizar una pomada calmante, como puede ser la pomada de Avenoc, que, aunque varía en composición con respecto a los supositorios, alivia el picor, escozor y quemazón de las hemorroides. Aplicada 3 veces al día, suaviza enormemente la zona.

¡Ya no hay excusas ni para sufrir en silencio ni para sufrir en general!

Nueva web HomeopatiaSuma.com información rigurosa, veraz y de actualidad sobre homeopatía

“¿Dónde puedo informarme sobre homeopatía en Internet?” Esta es una pregunta que se hace cada vez de forma más frecuente detrás del mostrador. Hasta ahora, la respuesta había sido aconsejar la lectura del blog médico…

Los farmacéuticos defendieron su derecho a recomendar y dispensar medicamentos homeopáticos en su día mundial

La Asociación Española de Farmacéuticos Homeopáticos (AEFHOM) recordó que, pese a las diferentes campañas orquestadas para sacar la homeopatía de las farmacias, más de 20.000 oficinas siguen confiando en estos medicamentos   Los farmacéuticos: tus…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *